Iñaki Redín en DIARIO DE NOTICIAS

“Los recortes han sustituido al docente por droga: 5.000 niños toman pastillas contra el TDAH”

Iñaki Redín presentó ayer su libro en Katakrak, en un acto al que acudieron más de cien personas.
El profesor Iñaki Redín presentó ayer en Katakrak su libro ‘Educar sin drogas’
María Olazarán Unai Beroiz - Viernes, 28 de Abril de 2017

- Antes de los recortes, a los niños y niñas que lo necesitaban, les ofrecíamos desdobles, más profesorado y currículum adaptado. Ahora consumen metilfenidato -speed-, mucho más barato que un docente. No aprenden, pero tampoco molestan;son descartes de una escuela farmacodependiente, que separa entre válidos y no válidos, y de la que muchos nos negamos a formar parte.Así comienza el texto de la contraportada de Educar sin drogas (y sin recortes), un libro valiente en el que el profesor Iñaki Redín Eslava, Popi, habla sin tapujos de la medicación que toman los menores diagnosticados con TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad). “Se calcula que hay unos 5.000 niños y niñas en Navarra tomando esta sustancia nociva y altamente adictiva, que provoca secuelas permanentes en el sistema nervioso”, asegura Popi. “Estamos tirando psicofármacos en avioneta a niños en edad de crecer”.

Pero en Educar sin drogas no sólo se habla del metilfenidato, conocida como speed por la generación de los 80. En el libro, Iñaki Redín se acerca también al alcohol, tabaco y cannabis, las drogas “cercanas”, como él las llama, y que son “las más peligrosas porque su proximidad y accesibilidad hace que podamos ser usuarios”. Estas sustancias “han sido casi heredadas vía paterna”, es decir, “muchos de nuestros padres beben o fuman, pero luego a los adultos no nos gusta que nuestros hijos lo hagan”. Por ello este profesor aboga por hablar con ellos de drogas, para que usen esas sustancias con conocimiento. “Debemos educar sin drogas pero también educar en las drogas. Conocerlas está bien porque ves su verdadera dimensión y percibes que no es para tanto”.

Metilfenidato
“Sustituir la falta de docentes por droga”

Este profesor dedica buena parte del ensayo al metilfenidato, la única sustancia que cita en el libro “que no nos la ha dado un igual sino que guarda relación con el sistema educativo fruto de los recortes”. Una droga, afirma, que consumen en la actualidad unos 5.000 niños y niñas diagnosticados con TDAH. “Es una enfermedad controvertida porque no hay unificación de criterios de si existe o no. Yo digo que no. No hay ni una prueba física ni médica ni ningún código genético que pruebe esto. No es una enfermedad de código genético sino de código postal porque según dónde vivas puedes tenerla o no tenerla”, aseguró Popi. Y prosiguió: “En Francia casi no hay, tampoco en los países nórdicos donde hay niños aburridos. En EEUU sí hay. Ahí se inventó, en el país donde no existe ni la Seguridad Social ni hay atención a la educación. Y hemos copiado ese modelo en vez del de los países nórdicos con bajas ratios y donde sí se atiende al alumnado”.

Antes de los recortes, los centros escolares hacían “desdobles, diversificaciones curriculares, adaptaciones significativas y no significativas, incluso se impartían clases por las tardes”, es decir, se atendía a la diversidad del alumnado. En la actualidad, explicó este profesor, “como tenemos una ratio de 35 alumnos y más horas de docencia, si cada día tienes 5 chavales que se levantan con el pie izquierdo no los podemos atender. ¿Qué ocurre? Les dan una pastilla y se quedan en modo salvapantallas”. Además, la pastilla “viene con premios”,ya que al alumno diagnosticado con TDAH “le dan más tiempo en los exámenes y en Selectividad, le subrayan las preguntas, hay becas específicas y ciclos formativos en los que hay números clausus reservado para estos chavales”.

Este profesor aseguró que con los recortes se ha producido un boom de menores diagnosticados. “Hay un diagnóstico muy potenciado porque lo otro, contratar docentes, supone gastar dinero. Esto es barato. Ahora bien estamos tirando psicofármacos en avioneta a niños en edad de crecer. ¿De verdad alguien cree que esto no va a repercutir en sus sistema nervioso?”, afirmó Popi, quien advierte de que “a estos niños y niñas no les estamos enseñando sino descartando. Recortar en educación recortando alumnos es infame. Muchos nos negamos a formar parte de esta escuela”.

Y las familias, ¿son conscientes de la situación? “Es triste decirlo pero los padres no saben qué hacen sus hijos en la escuela. Lo único que les importa es que aprueben. De hecho el problema suele saltar cuando hay un suspenso. Claro que a los niños les pasan cosas, continuamente y para ellos terribles pero, ¿en qué cabeza cabe que la solución pase por una droga?”, asevera este profesor, quien reconoce que el libro aparecen casos reales, con nombres ficticios, “donde se ve qué les pasa , y no les pasa nada bonito”. En cuanto a los médicos, Popi considera que “no se mojan. Tienen muchos problemas, presiones de la pseudociencia y además esto es un negocio monumental, hay clínicas privadas que se están forrando”.

A su juicio, el TDAH es un ejemplo de “profecía autocumplida”, ya que “no existe pero la pastilla provoca que surja. No hay más que mirar el prospecto. La inatención, el despiste, cambio de humor, no recordar las cosas... lo provoca la pastilla, lo que asegura su prevalencia”.

Alcohol, tabaco y cannabis
“El Estado es adicto y hay que educar en las drogas”

El ensayo también se adentra en tres drogas “cercanas” como son el alcohol, el tabaco y el cannabis. “En muchos casos los padres y madres no les hemos prevenido de esas drogas, nos ven fumando o bebiendo, pero luego no queremos que las consuman”, apuntó Popi, quien abogó “por educar sin drogas y en las drogas”. “Hablar con nuestros hijos de las drogas, que las conozcan, porque cuando miden su verdadera dimensión lúdica, que es poca cosa nada que ver por ejemplo con una bajada de rafting, no estarán tan obsesionados”, afirmó.

En su opinión, la raíz del problema está en que el “adicto” es el Estado. “Es alcohólico y dependiente del tabaco. No puedes ir contra la droga que mantiene los resultados”, remarcó Redín. En concreto, este profesor recordó que el alcohol está incluido en la categoría de los alimentos. “El turismo vive en parte del vino. Por eso han reducido el problema al si bebes no conduzcas, pero ¿y la relación que tiene con el maltrato a las mujeres, la violencia en el fútbol o los delitos?” Sobre el tabaco, este profesor lo tiene claro. “Las tabacaleras saben que seguirán siendo legales mientras causen la muerte a la hora que deben provocarla, cuando toca pagar al ciudadano. Todos los gobiernos lo permiten porque llena las arcas. Te ahorras en ciudadanos que mueren antes de los 60 años”, aseguró Redín, que concluyó que “con el cannabis tampoco hacen gran cosa;provoca una disminución de la capacidad intelectual, y además la adicción que se queda es al tabaco y éste acaba matando”.

EL AUTOR

Profesor y músico. Iñaki Redín Eslava, ‘Popi’, (Pamplona, 1964), es profesor de Ciencias en el IES Barañáin, labor que compatibiliza con su pasión por la música, la ciencia (Máster en Biotecnología Avanzada), el diseño gráfico o el cómic. De la experiencia en el aula nació Comicreando, que fue premiado a nivel estatal. En 2015 publicó ‘Para educar, Comicreando’.

Libro:

Educar sin drogas (y sin recortes)

Otras entradas