Reseña «La cuchara menguante»

Kean Sam: La cuchara menguante, Ariel, 2012 Barcelona

Todos la recordaremos colgada en nuestras aulas, junto a mapas y otras referencias visuales, en muchos casos la única chuleta que nos permitían tener de modo impune sobre la mesa durante un examen de química, la tabla periódica es algo que durante cierto tiempo ha acompañado a los estudiantes de secundaria y en los casos de ciencias experimentales más allá.

Fría, llena de datos y organizadas en un sistema aparentemente regular de columnas y filas, la tabla de los elementos oculta dos tipos de relatos, por un lado el del comportamiento de los átomos, y por otro lado el de las personas que dieron su vida y su esfuerzo mental para descubrirlos.

Sam Kean se maneja a la perfección en ambos planos y pasa en menos de un párrafo de uno al otro haciendo de un tema, en apariencia, frío y sistemático como es la tabla periódica de elementos. La cuchara menguante hace referencia a una broma (de las muchas que contiene el genial texto) al de fabricar cucharas de galio, un elemento sólido que se funde a 30 º y muy apropiado para invitar a amigos y ver su cara de sorpresa al ponerla a revolver el café con ellas para verlas desaparecer.

Es un libro pensado para ir más allá del catedrático o profesor de ciencias de la universidad o del instituto, si la tabla periódica y la asignatura de química fueron tu bestia negra puedes aprender de historia y filosofía utilizándola como hilo conductor con este libro.

Juan Etxenike

Libro:

La cuchara menguante