Reseña: LOS LIBROS SON TÍMIDOS

LOS LIBROS SON TÍMIDOS
Giulia Alberico, Periférica, 2011 Cáceres

«Continúo leyendo en todas partes: en la cama, en el tren, en el autobús, en el autocar, en el coche, en la sala de espera de los médicos, abogados, laboratorios clínicos y estaciones, sentada en los bancos.
Tendida en la cama, de regreso de la librería; los libros recién comprados junto a mí. Los huelo, los toco, releo la contraportada (…) Ahí están: mis libros, un botín que me colma de simple alegría»
Giulia Alberico

Libros sobre libros. Lecturas compartidas. Giulia Alberico consigue en estas breves páginas transmitirnos una pasión y un amor por los libros desbordantes. Lleno de citas, lugares, el libro es una delicia para los sentidos y la lectura. Múltiples referencias a cómo se forjó como lectora -devoradora de libros nos atreveríamos a decir-.

En nuestro trabajo como libreras, muchas veces llegamos a textos de forma azarosa que nos descubren autoras desconocidas, pero que tenemos la sensación de que nos han acompañado igualmente en nuestro proceso de convertirnos en lectoras. Alberico es una de las nuestras.

Desde su incipiente capacidad para leer, la autora nos descubre esa Italia campestre con la mirada de una niña inquieta, voraz lectora, que tuvo la enorme suerte de estar siempre rodeada de libros y personas que leían. Al final, nos dice perpleja: «He llegado a conocer personas que no leen nunca, lo que se dice nunca. Me siento desarmada, ni siquiera soy capaz de imaginar una vida sin un libro. No hago juicios de valor, pero me quedo estupefacta como ante un misterio bufo. No leer nunca es como ir al mar y no meterse en el agua» (p. 97).

Bañémonos nosotras en los recuerdos, las reminiscencias y los subrayados de la autora. Disfrutemos de una lección de vida hermosa, sencilla, tejida a través de lecturas bajo el sol. E intentemos, como la propia Giulia nos dice, no abandonar «la idea de sacudir la mente y el corazón de los jóvenes vendiéndoles la única mercancía que soy capaz de vender: un poco de poesía, de literatura, de historia. La ofrezco de la única manera que sé: con entusiasmo, que es gratuito por naturaleza y, a veces, contagioso» (p. 69)

Trabajo/palabra que tenemos pendiente como libreras.

Eduardo Arteta Irujo

Libro:

LOS LIBROS SON TÍMIDOS

Otras entradas