Xabier San Sebastian en DIARIO DE NOTICIAS

«En ocasiones he abierto una puerta a la irracionalidad y la locura»

Katakrak acogerá hoy, a las 19.00 horas (la ‘voluntad’), el primer concierto de la gira de presentación de ‘Zuhaitzak ez du beldurrik’, el nuevo disco del músico donostiarra
FERNANDO F. GARAYOA - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017

PAMPLONA - Xabi San Sebastian comenzó estudiando jazz para saltar a los grupos de verbena, de ahí brincó al folk y, posteriormente, comenzó a desarrollar una ya consolidada carrera en solitario, de la que ahorahoy estrena nuevo retoño, en directo, en Katakrak (19.00 horas).

El árbol no tiene miedo (Zuhaitzak ez du beldurrik) es el título de su cuarto disco. Pero, ¿quizá también debiéramos pensar que el miedo es necesario porque nos hace estar alerta, con todos los sentidos puestos, y lo que hay que evitar es el pánico, es decir, el miedo incontrolado?

-El árbol no tiene miedo pero yo sí, yo tengo mucho miedo (risas). Esa es un reflexión que me surge cuando estoy cerca de los árboles, pero yo, como animal, siento muchos miedos y me pongo alerta de todos los ruidos que hay en el monte, mientras el árbol está quieto, impasible, creciendo hacia arriba sin ningún miedo.

El monte marca este álbum, como nacedero de ideas y batidora de fantasmas, sin embargo, no todo el disco ofrece la calma de nuestras montañas, también tiene su lado tempestuoso...

-Exactamente. Hay muchas canciones nacidas de horas pasadas en el monte, tanto de día como de noche, viendo las maravillas de alrededor pero también los fantasmas interiores. Y sí que es verdad que el disco tiene partes sosegadas y equilibradas, y otras desequilibradas en las que he abierto una puerta a la irracionalidad, a la locura, investigando por caminos tortuosos.

¿Cómo y por qué aterriza Xabi en los estudios del navarro Josu Erviti para grabar las baterías de su disco?

-Hace ya cuatro o cinco años que Josu Erviti toca en mis directos. Para este disco quería que él participase, por lo que grabamos las baterías, que él tocó, en su estudio, y también los bajos.

En este compacto también pone su granito de arena otro navarro, Ángel Erro, del que tomas sus palabras para Itsaso Gureak. ¿Por qué concretamente este texto y cómo se entrelaza tu música con él?

-A mí, de Ángel Erro me gusta prácticamente todo lo que escribe, tanto de poesía como cuando lo hace en la prensa; me gusta mucho como dice las cosas. No puedo decirte un porqué, pero leyendo sus poemas, éste me atrapó. Me encanta porque me cuesta explicarlo, tiene un misterio encantador.

Has hecho referencia al equilibrio, otra de las piedras angulares de este trabajo. ¿Somos equilibristas que buscan las estabilidad en el desequilibrio, sobre todo aquellos que os subís a un escenario?

-Sí, a veces el trabajo de músico se parece al de trapecista, andando por una línea muy fina. Es verdad, he intentado que el disco tenga partes equilibradas y otras muy locas, pero que haya un equilibrio entre ellas; es decir, que al final el álbum suene redondo. Y para lograr esto me he fijado mucho en Mikel Laboa, no solamente en las partes experimentales, en las que jugó con la voz, ya que es evidente que transitó por caminos que Laboa trabajó en su Lekeitios; sino también en la concepción del disco, con las citadas partes locas pero un resultado final equilibrado.

Pasan los años pero Mikel Laboa sigue estando muy presente.

-Mikel Laboa está más presente que nunca. Yo capto su influencia en muchos músicos, es más, yo diría que toda una generación de cantautores está experimentando con otro tipo de canciones no tan habituales y convencionales en las que percibo, no sé si ellos lo verán así, la sombra de Mikel Laboa. Y en las mías, también, por supuesto.

¿El equilibrio que busca Xabi se encuentra, musicalmente, entre el folk y el rock?

-Yo creo que sí, que son las músicas que más me han ayudado a la hora de plasmar ideas de naturaleza; el folk es algo que llevo dentro porque soy de aquí y lo he trabajado mucho con el grupo Alboka y en mi primer disco en solitario. Pero también es verdad que cuando he cogido la acústica para crear canciones concretas se me ha ido la mano al rock, porque también lo llevo dentro. Son compatibles.