Listado de eventos

08

Noviembre

Lunes

19:00

Emmanuel Rodríguez: Reinventar la Comuna

Charla


La Comuna de París despertó en los socialistas europeos la primera reflexión práctica sobre la forma que podría tener un organismo político revolucionario. Fue también la primera prefiguración política del socialismo. En el informe-manifiesto al Consejo General de la Internacional, Marx descubre en la Comuna la imagen de la destrucción de los aparatos del Estado burgués, la recuperación de «todas las fuerzas que hasta entonces venía absorbiendo el Estado parásito». Pero si entre las grandes corrientes que arrancan de la Primera Internacional hay solo diferencias tácticas, estas acabaron por resolverse en la gran escisión del movimiento socialista.

Sea como sea, anarquismo y marxismo compartían la idea de que el comunismo era equivalente a la liquidación del Estado, en tanto institución separada de la sociedad, y a la instauración de la «comunidad universal» del libre acuerdo entre productores. Que el Estado fuera destruido en el propio acto de la revolución (anarquismo) o fuera destruido en un largo proceso de lucha dentro de la sociedad y del propio Estado (comunismo) no resultaba esencial. En ambos casos, la clase estaba destinada a ocupar el lugar de la totalidad. A este proceso se lo llamó revolución.