Anarquistas ¡Y orgullosos de serlo!

Amedeo Bertolo