Darwin

Darwin

El descubrimiento del árbol de la vida

Niles Eldredge

21,50 €

IVA incluido

Disponible

Darwin

El descubrimiento del árbol de la vida

ISBN
Páginas 285
Año 2011
Editorial Katz
Sección Ciencia / Biología

Con su teoría de la evolución por medio de la selección natural, Darwin explicó el origen del hombre a través de procesos naturales, vinculando así a todos los seres vivos y dando sentido a la vida. Sin embargo, en su día Darwin no estuvo seguro de si debía hacer pública la teoría que lo hizo famoso. A su regreso del viaje en el 'Beagle' no estaba dispuesto a oponerse a las ideas creacionistas imperantes en Gran Bretaña, por lo que demoró más de veinte años la difusión de su obra. En ese tiempo, escribió varios cuadernos de notas, en los cuales esbozó la teoría de la selección natural con ayuda de sus observaciones acerca de los ñandúes,...

Leer más

los pinzones, las tortugas y los fósiles que encontró en América del Sur y en las Galápagos. En 'Darwin: el descubrimiento del árbol de la vida', Niles Eldredge revisa esas notas en busca de indicios que revelen en qué momento Darwin dejó de ser un creacionista curioso y se convirtió en evolucionista. A un tiempo biografía de Darwin e introducción a la selección natural, esta obra es también una investigación de los cambios intelectuales e intuitivos del hombre que formuló la teoría de la evolución. ¿Cómo llegó Darwin a la teoría de la evolución? ¿Cómo interpretó sus descubrimientos? ¿Por qué esperó veinte años para publicar su teoría? ¿Qué lo motivó, finalmente, a atribuirse su autoría? En el trayecto, Eldredge crea un apasionante retrato de Darwin el humanista, el naturalista, el pensador y el evolucionista.
La celebración del bicentenario del nacimiento de Darwin, el 12 de febrero de 1809, encuentra en esta obra una de las más sutiles, autorizadas y apasionantes pinturas del hombre y sus ideas.


Te puede interesar

El mono obeso

José Enrique Campillo Álvarez

Especies vagabundas

Gilles Clement

Epigenética

Joel De Rosnay

El futuro es vegetal

Stefano Mancuso