«Airbnb, la ciudad uberizada» en DIARIO DE NAVARRA

Ciudades en manos de plataformas

LAURA PUY MUGUIRO
Pamplona

SIÉNTETE en casa en cualquier parte del mundo, reza el eslogan de la plataforma de alquiler de propiedades Airbnb. Para el francés Ian Brossat, “está claro que la empresa no se dirige más que a una parte mínima de la población mundial, habituada a los viajes y que desea tener acceso a apartamentos estandarizados en los cuatro rincones del planeta. Pero para la inmensa mayoría de los habitantes de las metrópolis, Airbnb representa un ataque complementario contra el derecho a la ciudad”. Brossat es rotundo porque conoce en profundidad un caso, el de París, principal destino turístico del mundo y la ciudad donde la plataforma más alojamientos ofrece, ese París del que es teniente alcalde y encargado desde 2014 del área de Vivienda, Emergencia habitacional y Vivienda sostenible. En septiembre de 2018 publicó Airbnb, la ville uberisée, un análisis del modelo de Airbnb “tomando como fuente fundamental su experiencia como electo y la relación que desde ahí ha tenido con la plataforma”, explica Nerea Fillat, de la editorial Katakrak, que ha traducido el libro de Brossat, Airbnb, la ciudad uberizada.

Estructurando la obra en cuatro capítulos, Brossat desgrana en Anatomía de Airbnb: realidad y engaño “cómo el Airbnb que nació como una red de intercambio bienintencionada termina funcionado como una multinacional que obtiene beneficios arrolladores por todo el mundo”. Porque, al margen de esta transición, el autor destaca en Francia “la importancia de la connivencia estatal, la ayuda de toda la estructura de evasión fiscal, permitiendo las tramas legales”.
“Consciente de esas artimañas, Brossat intentó medidas en el distrito de París para que el desarrollo de Airbnb y el uso de la plataforma estuviera mínimamente controlados”, como limitar las noches de estancia de uso de cada apartamento y hacerlo público".

A Fillat resulta especialmente interesante Cómo Airbnb amenaza con hacer perder el alma a nuestras ciudades. “Brossat se refiere al caso de París, pero puede trasladarse a cualquier ciudad, también a Pamplona”. Habla él del aumento del precio de los alquileres, de la muerte de los comercios de cercanía por la llegada de los grandes supermercados, de escuelas que se vacían, de barrios que pierden su identidad, de relaciones de vecindad que se degradan... “que conlleva la gentrificación” (expulsión de ciertas capas sociales de determinadas zonas de la ciudad). “En París es muy evidente el fenómeno ‘ciudades museo’: no se cuidan para ser habitadas sino para ser objeto de destino turístico”.

En los dos últimos capítulos se plasma la reacción de algunos barrio a la gentrificación y las medidas para que las ciudades puedan seguir habitadas como las conocemos hoy. Se plantea además si nuestras ciudades están en venta, a partir del análisis de gigantes digitales (Netflix, Airbnn, Twitter y Uber, las NATU; Google, Apple, Facebook y Amazon, las GAFA). “Esos acrónimos simbolizan cómo se estructura el capitalismo de plataformas, muy arrasador, muy precarizador, que apenas deja beneficios donde se establece”, señala Fillat.

Libro: