«La nueva cuestión urbana» en DIARIO DE NAVARRA

El ensayista y profesor universitario Andy Merrifield mantiene en La nueva cuestión urbana que existe una sociedad urbana global

Ya no vivimos en ciudades

Laura Puy Muguiro Pamplona
El sociólogo, economista y profesor español Manuel Castells publicó en 1974 La cuestión urbana que había editado originariamente en francés dos años antes -La question urbanie-. En él inauguraba una disciplina: intentar entender, a través del estudio de la ciudad, cómo está hecha. Y planteó que el espacio de producción de valor hubiera dejado de ser la fábrica para ocupar el primer lugar de la ciudad, y que había pensar en ella en los movimientos sociales por ser allí donde se transofrmaba esta. Más de 40 años después, el ensayista y profesor universitario inglés Andy Merrifield retoma aquel título del libro de de Castells para sostener en La nueva cuestión urbana (Katakrak) que aquella tesis de los setenta ya no es válida debido a la multitud de cambios sociales y tecnológicos que hacen a las ciudades interconectadas tanto en sus centros como en sus periferias, y que, por lo tanto, es necesario repensar la ciudad. Una de las tesis fuertes del libro es que existe una sociedad urbana global, no ciudades independientes como tal. «De algún modo, es en esta sociedad urbana, en este espacio urbano global, donde se producen los conflictos y a donde hay que mirar por encontrarse las esperanzas de transformación en positivo», señala Imanol Miramón, de Katakrak.
La nueva cuestión urbana es el cuarto libro de la línea editorial del grupo navarro sobre los estudios urbanos, tras Estrategias contra la gentrificación, Airbnb. La ciudad uberizada y Las batallas de la bici. «En la editorial estamos muy interesados en pensar la ciudad, el entorno más cercano que tememos, y en concreto pensar qué pasa con Pamplona: tener herramientas, conceptos e ideas de autores extranjeros para poder entender procesos que se están dando aquí y nos parecen opacos».
Respecto del libro de Merrifield, indica Miramón que la clave es entender que no sólo están conectados los centros financieros, sino que las conexiones van mucho más allá: en términos de revueltas -«las de Hong Kong se copian en Chile»-, de innovación social -«un modelo coperativista que funciona en un lugar se copia en otro al comprobarse que sirve para transforma»-, de luchas como contra la turistificación en muchas ciudades -«las experiencias de movimientos vecinales contra Airbnb, por ejemplo, traspasan países y continentes»-...
«El libro trata de mostrar la conexión entre distintos espacios de forma que veamos que no son distintos espacios, sino que estamos viviendo en un mismo espacio global», incide Miramón. «Volviendo al libro de Castells, Merrifield señala que en los años setenta una serie de pensadores se dieron cuenta de que había que estudiar los procesos urbanos, y ahora no solo es así sino que estos son muy distintos a los de aquella época. Si pensamos qué son las ciudades en las que estamos, cómo están hechas y qué pasa en ellas, entenderemos qué son las ciudades en las que estamos, cómo están hechas y qué pasa en ellas, entenderemos la ciudad en su conjunto y las posibles vías de mejora». Dividido el libro en diez capítulos, algunos abordan temas de sociología urbana, otros hacen referencia a autores como el filósofo y escritor Guy Debord y otros, alas desigualdades urbanas y la forma de combatirlas.

LA NUEVA CUESTIÓN URBANA
Autor: Andy Merrifield
Editorial: Katakrak
Páginas: 256
Precio: 18 euros

Libro:

La nueva cuestión urbana