Reseña: CONTRA EL EXPOLIO DE NUESTRAS VIDAS

CONTRA EL EXPOLIO DE NUESTRAS VIDAS: Una defensa del derecho a la soberanía energética, a la vivienda y a los bienes comunes
(Karl Marx, Daniel Bensaïd, Madrid, Errata Naturae, 2015)

Errata Naturae nos ha sorprendido gratamente rescatando un ensayo de Marx escrito en 1842 y comentado después por Daniel Bensaïd en un ensayo reciente. El texto fue publicado por entregas en el Rheinische Zeitung, un periódico del que al año siguiente fue director y que ilegalizaron (¿nos suena?).

En todo caso, ¿por qué nos alegra poder leer este breve texto, titulado “En defensa de los ladrones de leña”? Pues bien, las razones son varias, a saber:

1. Aquí tenemos, brillante, al joven Marx, que todavía no tiene un aparataje conceptual para diseccionar el mundo, pero que sin embargo se defiende muy bien contra los vestigios del Antiguo Régimen renano. Se opone con fuerza se califique de “robo” la “recolección de ramajes sueltos” y otras prácticas comunes llevadas a cabo por las clases pobres. Y para ello utiliza un lenguaje por momentos liberal, porque tiene enfrente nada menos que a poderosos defensores del mundo feudal. La revolución francesa produjo reacciones muy virulentas en todo Europa, y tardó mucho en arrinconar a señoritos y Junkers prusianos.

2. Sin embargo, bajo ese lenguaje, este Marx de 24 años de edad comienza a dejar entrever la potencia de su pensamiento. Entre líneas se adivina que no se conforma con zanjar la cuestión mercantil sobre la propiedad de los ramajes. Necesita ir más allá, adivinar la correlación de fuerzas que se va a imponer y las nuevas formas de dominación. La crítica burguesa se le queda corta en su defensa política del derecho a la vida de las clases empobrecidas. No basta con terminar con el vasallaje. El espacio liberal de intercambio, que descualifica las personas y mercantiliza los objetos, está plagado también de trampas y de una nueva forma de dominación. El capitalismo asoma las orejas.

3. Lo interesante de este giro de Marx es que trae consigo una defensa de los bienes comunes, lo que, como después desarrolla Bensaïd en su ensayo, es ahora de máxima urgencia. Bienes comunes como espacios que se resisten a su mercantilización, que no permiten ser comprados o vendidos. O con las palabras que utilizará Marx unos años después, objetos en los que no existe una correa de transmisión entre valor de uso y valor de cambio, y que no pueden por tanto ser tratados como mercancías. Eso son los ramajes sueltos con los que las clases pobres escapan de la gélida muerte. Bienes que no pueden considerarse propiedad del señor de la tierra; bienes que la naturaleza da y quien tiene frío coge. Y que nadie compra ni vende; sólo se usan.

Por todo ello, y por el ensayo de Bensaïd, que permite entender y actualizar las ideas expuestas por Marx, esta nueva publicación de Errata Naturae es un caramelo intelectual, dulce e intenso, que se disfruta a la vez que se aprende. Un bonito rescate.

Imanol Miramón

Libro:

Contra el expolio de nuestras vidas