«La creación de la conciencia feminista» en LA VANGUARDIA

Gerda Lerner
La creación de la conciencia feminista. Desde la Edad Media hasta 1870
Gerda Lerner
Traducción de Ivana Palibrk
Katakrak Liburuak, Pamplona, 2019
437 páginas

SOBRE LAS MUJERES Y EL SABER

Laura Freixas | LA VANGUARDIA 04-01-2020

“Mil años de crítica feminista de la Biblia” es el título de uno de los capítulos de La creación de la conciencia feminista. Tiene 43 páginas y demuestra dos cosas. La primera es la asombrosa capacidad de síntesis de Gerda Lerner, una historiadora nacida en Viena en 1920 y exiliada en Estados Unidos, donde impulsó la primera cátedra de Historia de las Mujeres. La segunda es la tesis del libro y tiene que ver con la relación histórica entre las mujeres y el conocimiento.

Sí, ya lo sabemos. En el pasado, las mujeres no podían estudiar. Las españolas solo pudieron ingresar en la Universidad en 1910, y hasta la Transición, hubo muchas más analfabetas que analfabetos... Pero creemos que se trata de un problema superado. Lerner nos muestra lo contrario. Pues el acceso al saber tiene tres partes: recibir conocimientos, impartirlos y crearlos. Y si las mujeres han conseguido lo primero (en Occidente), lo segundo está aún lejos (solo 15 % de catedráticos son catedráticas) y lo tercero no ha llegado. Para Lerner, el relato construido por la historia, la filosofía, la literatura... es un pilar fundamental del patriarcado. Y muchas mujeres, desde hace siglos, han entendido que para emanciparse necesitaban un discurso emancipador; pero no han podido llevarlo a cabo.

La crítica bíblica es un ejemplo llamativo de esta tesis. Durante dos milenios la justificación del patriarcado la proporcionaron sólidamente las Escrituras. Dios creó al varón a su imagen y semejanza, y a la mujer de su costilla; Eva fue la primera pecadora; María nos enseña obediencia... No es de extrañar que muchas lectoras, sin poner en duda (¿quién podría haberlo hecho en la Edad Media?) la autoridad de la Biblia, buscaran darle otra interpretación. Tal pasaje no se había traducido bien; tal otro podía entenderse de otra manera; junto a Eva y la Virgen, tenemos a Esther o Judith... Lerner repasa todos los argumentos, y llega a una sorprendente conclusión: se repiten. Es decir, no avanzan. Cada nueva crítica feminista de la Biblia vuelve a empezar desde el principio, “reinventa la rueda”... porque no se han leído unas a otras.

El problema, pues, es que las mujeres apenas han logrado construir conocimiento. Y no es que no lo hayan intentado: Lerner repasa siglos de aportaciones de intelectuales y activistas; pero ¿por qué no han cuajado en un sistema coherente? Porque las sabias, explica Lerner, han sido pocas; porque se las ha perseguido y censurado (recordemos la tradición de presentar a la mujer culta como un personaje ridículo u odioso, desde Juvenal, Quevedo o Molière hasta la directora del Instituto en Merlí) y excluido de los grupos que crean saber e influyen en el poder, como Universidades y Academias; y porque han gastado sus energías en polemizar con el discurso patriarcal imperante, en vez de proseguir el discurso feminista de sus antecesoras, que desconocían porque no se transmite de una generación a otra.

Las que, a pesar de todo, han creado saber basado en la experiencia femenina han sido mujeres en general solteras, que han pensado juntas y que han podido contar con ingresos que no dependían de su relación con un hombre. De las beguinas a las sufragistas, pasando por las “preciosas” y otras salonnières, grupos de mujeres activas y cultas han ido creando un corpus teológico, filosófico, literario... acompañado de propuestas políticas: educación femenina, divorcio, profesiones para las mujeres, voto....

Es esa la historia que Gerda Lerner recorre y analiza en este libro clarividente y magistral. Créanme: de todo lo que he leído sobre la relación entre las mujeres y el saber, y he leído mucho, La creación de la conciencia feminista es de lejos lo mejor.

Libro: