Reseña: REQUIEM

REQUIEM
(Anna Ajmátova, Madrid, Cátedra, 2006)

Y esto, ¿puede describirlo?
Y yo dije:
-Puedo.

La pregunta es de una de las mujeres que reconoció a Anna Ajmatova durante los diecisiete meses en los que acudió a las cárceles de Leningrado. Los versos que siguen y que componen el Réquiem, son la respuesta, la crónica poetizada por parte de la poeta, del encarcelamiento y ejecución de su hijo Lev, por el régimen de Stalin.

El breve texto, compuesto a lo largo de cinco años por la poeta rusa, consta de diez partes, además del epílogo, prólogo, dedicatoria y prefacio, hecho por el cual algunos han visto aquí el vía crucis personal de la poeta, a lo que además se añaden referencias a la tradición religiosa cristiana.

Ajmátova es, seguramente, la poeta Rusia más leída. Su primer marido fue Nikolai Gimiliov y trabó gran amistad con Osip Mandelstam, fundadores ambos del acmeísmo, movimiento vanguardista que buscó reemplazar el hermetismo y la ambigüedad polisémica por la claridad en el lenguaje de lo retratado.

En Réquiem, las metáforas apenas aparecen, sin embargo es constante en dolor en cada verso, la necesidad de recoger la memoria personal y colectiva, que se evidencia al cambiar el yo poético por el nosotras, y enfocar así los hechos desde diferentes ángulos.

No, no estaba bajo un cielo extraño,
Ni bajo la protección de extrañas alas,
Estaba entonces con mi pueblo
Allí donde mi pueblo, por desgracia, estaba.

Inaxio Goldaracena

Libro:

Réquiem; Poema sin héroe