Kassel no invita a la lógica

Kassel no invita a la lógica

Enrique Vila-Matas

12,95 €

BEZa barne

Badugu

Kassel no invita a la lógica

ISBN 978-84-663-4500-2
Orriak
Urtea 2021
Argitaletxea Punto De Lectura
Saila Narrativa / Narrativa Española

El humor y la lucidez de Enrique Vila-Matas en una aventura delirante vivida en una de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes del mundo.

Un escritor recibe una extraña invitación a cenar con los McGuffin, que prometen desvelarle el misterio del universo. Como no tarda en descubrir, en realidad se trata de una convocatoria para participar en la célebre exposición documenta de Kassel, donde deberá sentarse a escribir todas las mañanas en un restaurante chino de las afueras, mientras los curiosos lo observen como en una performance. Ya en la ciudad, dedicado a su misión, el escritor se va contagiando de...

Leer más

la espontaneidad y el ambiente festivo de los artistas, hasta el punto de que se lanza a explorar las calles movido por el optimismo. El resultado es un divagar lúcido e irónico, salpimentado de picardía conceptual, en el que van apareciendo numerosos cruces entre la vida, el arte, la literatura e incluso el misterio del universo.

La crítica ha dicho:
«Vila-Matas es un maravilloso y muy divertido escritor, de la mejor estirpe "meta-literaria", capaz de atar nuestra nuestra atención, durante 300 páginas, con sus ocurrencias sobre lo que vivió e imaginó en una semana de estancia en Kassel.»
Francisco Calvo Serraller, Babelia

«Un viaje cautivador y rebelde al alma oculta de la vanguardia.»
Valerie Miles, The New York Times

«Fascinado por la posibilidad de penetrar en el corazón del arte contemporáneo, Vila-Matas acepta recrear una situación vila-matiana que otros ya han diseñado para él. En Kassel se lo pasará realmente bomba consigo mismo, y sus paseos por la ciudad le llevarán al centro de su literatura.»
Nadal Suau, El cultural


Te puede interesar

Las Ramonas

Ana Cabaleiro

PAROLE, PAROLE

Ion Arretxe Gutierrez

CARRUSEL

Berta Dávila

Desencajada

Margaryta Yakovenko